FlagSábado, 20 Julio 2019

Información de valor para integradores de Seguridad Electrónica y Ciberseguridad

 

 

Rep Seg Elec 69 01

Un parque industrial es un área de por lo menos 10 hectáreas, destinado a actividades económicas que pueden o no estar relacionadas entre sí. Se caracteriza por tener una administración permanente y, de acuerdo con la Norma Mexicana de Parques Industriales (NMX-R-046-SCFI-2015), dicho terreno delimitado debe cumplir con los siguientes criterios: Contar con título de propiedad, permisos y diseño para la operación de plantas de manufactura o centros de distribución; estar ubicado cerca de las principales rutas de comercio y zonas urbanas para facilitar el acceso a los mercados, proveedores, mano de obra, servicios educativos, de vivienda y salud; ofrecer infraestructura y equipamiento para la industria; servicios básicos como agua, energía eléctrica y telecomunicaciones, así como servicios especializados al giro de los residentes industriales como es el uso de gas natural, espuela de ferrocarril, plantas de tratamiento de agua, entre otros; y operar bajo un reglamento interno y tener una administración que coordine la seguridad, el buen funcionamiento de la infraestructura, la promoción de los inmuebles y la gestión general de trámites y permisos ante autoridades.

 

De acuerdo al Foro Consultivo Científico y Tecnológico A.C. 2, la república mexicana tiene en sus diferentes entidades federativas una amplia oferta de estos, incluyendo desde parques industriales, portuarios, tecnológicos, clústeres, plantas de vehículos tanto ligeros como pesados, producción de autopartes, aeroespaciales, así como aquellos enfocados en energías renovables y especializados en alta tecnología. De hecho, Bancomext 3 clasifica estos espacios en 14 sub-especializaciones según su actividad principal, que considera además de los anteriormente mencionados, a los tecnoparques (espacios que usan principalmente a la tecnología o bien, la desarrollan) y parques temáticos (áreas de investigación).

Como es sabido, el norte del país concentra la mayor cantidad de espacios en este sector, con más de 30 parques industriales por Estado; destacando Nuevo León con 63 áreas registradas ante el Sistema Mexicano de Promoción de Parques Industriales (SIMPPI), y Baja California Norte con 93 parques. Exceptuando la ya mencionada región, nuestro país tiene en su mayoría menos de 10 parques por Estado; sin embargo, el desarrollo que las normas internacionales proponen para estos espacios hará que la adopción en tecnología y seguridad electrónica siga presente para la administración permanente, encargada de regular tales espacios.

Dentro de un documento elaborado en el 2015 por la EMM Network 4 – una alianza entre México y Alemania – se obtuvo un registro de 668 parques industriales en todo el territorio nacional. El documento hace un recuento histórico sobre estos espacios y la perspectiva hacia un modelo sustentable plausible para la región. Es interesante mencionar del estudio, que en la década de los 60’s se asentaron las bases de administración permanente para formar los modelos productivos de ciudades y parques industriales en México, y durante el sexenio de Luis Echeverría fueron considerados como instrumentos de descentralización industrial efectiva. De una necesidad emergente hace más de 50 años, han evolucionado hacia un contexto de responsabilidad social, sustentabilidad y seguridad para sus inquilinos; por ejemplo, el caso de una actualización hecha en 2005 a la NOM, donde se establece que las siguientes edificaciones deben destinar un mínimo del 5% de su superficie total para áreas verdes 3.

La norma mexicana es relativamente joven (en 1999 se da a conocer la primera versión, y la actualización más reciente se formuló en el 2015) y para aquellos parques industriales que cumplen con los estándares les propone obtener una ventaja significativa, porque serán capaces de ofrecer certeza a los clientes-residentes que se instalen, incrementa el valor de los activos y los hace más atractivos al mercado. Para ello, se busca obtener una certificación a cargo de la Asociación Mexicana de Parques Industriales Privados (AMPIP) 1, la organización encargada de auditar y dictaminar la validez de un complejo basándose en diferentes elementos desde la infraestructura, sustentabilidad con el ambiente, hasta la seguridad del mismo.

En ese sentido, adoptan tendencias globales para promover una cultura de seguridad en los parques industriales, a través de las llamadas “mejores prácticas” basadas en estándares internacionales, como la ISO 28000 (seguridad en la cadena de suministro), ISO 31000 (gestión de riesgos), ISO 27001 (seguridad de la información), ISO 19011 (sistemas de administración), el Código ISPS, CTPAT, por citar algunas.


Dimensionando el proyecto

Es interesante destacar que los parques comienzan con una inversión de carácter público pero se entremezclan con bienes raíces por las características del inmueble. Así que suele haber un estudio previo en que se contempla atracción de talento, viviendas aledañas, rutas de comunicación y servicios de transporte aéreo como terrestres para conectar el espacio aislado, con los servicios que requerirá para su operación. Por lo tanto, son un motor económico ordenado de gran importancia para el desarrollo municipal por su estrecha vinculación con las ciudades colindantes.

Rep Seg Elec 69 02Víctor Merino, vicepresidente para Pelco by Schneider Latinoamérica, comentó que los espacios han evolucionado “no sólo por la seguridad de una norma, sino por la protección que desean para los activos, como es la detección temprana de un incendio. En términos generales, los parques industriales en México se encuentran en un estado aceptable pero aún hay mucho trabajo por hacer para robustecer la seguridad, no sólo derivada de la operación”.

Además, la administración de quienes ingresan al inmueble se vuelve un factor fundamental para garantizar la integridad de estas naves, debido a que se trata de espacios con cantidad de perfiles circulando dentro del espacio, por lo que se consideran de tráfico elevado: contratistas, proveedores, recursos humanos, visitantes eventuales y una rotación de personal significativa son parte de las actividades diarias. Así que un manejo efectivo desde el mismo control de acceso es uno de los puntos clave a considerar dentro del plan de seguridad que proponga el canal. “Al tener tantas transacciones en piso, de diferentes naturalezas, algo puede fallar en cualquier punto; la protección perimetral, alguna conexión, un proceso ignorado”, agrega Merino.

Entonces el riesgo puede provenir igualmente de un factor externo, como interno. Considerando que cada parque tiene por naturaleza procesos críticos y áreas que deben tener bajo control por el trabajo con elementos sensibles como la temperatura, nivel de humedad, explosiones, descargas eléctricas, se agregan a ello los riesgos latentes como el robo hormiga, entrega de logística alterada o la entrada de terceros no registrados.

Dolores Jiménez, directora comercial de CSXmx, consideró que estos espacios pasarán de la funcionalidad al diseño estratégico como objetivo clave, contemplando la forma de trabajo según de las características ya instaladas en el inmueble – habrá puntos laminados que hagan reconsiderar la conexión cableada versus vía inalámbrica, por ejemplo. Pese a la personalización que obligatoriamente demandan estos espacios, los proyectos comparten la necesidad de un plan integrado bajo estándares abiertos.

“Hay varias soluciones para asegurar una nave industrial, pero la idea es complementar lo que tienen. Así que una plataforma debe estar abierta para poder integrarse con más equipos, algunos necesitarán conjuntar la videovigilancia con sistema de intrusión, rejas, bolardos; en otros casos buscarán controlar la entrada y despacho de vehículos pesados tomando las placas de cada unidad y activando plumas. Entonces se equilibran necesidades, con practicidad y presupuesto disponible”, explica la directora de CSXmx. En estos pasos, la bitácora del proyecto se revisa con el usuario final, aunque los distintos proyectos que la industria ha visto, tienden hacia la automatización.

Roberto Sánchez, gerente de soluciones de video y acceso dentro de Corporativo Inalarm, indica que dichos espacios crecen de manera importante en México por lo que veremos más proyectos de está índole, especialmente en su etapa de planeación; adicionalmente, varias plantas están en un proceso de actualización tecnológica “ya que antes tenían un enfoque operativo, pero se han dado cuenta que deben modernizarse porque ello implica una reducción de gastos y una reducción en los eventos de alerta por seguridad, optimizando también la eficiencia operativa. Así que están buscando tener esos ahorros económicos con la adopción tecnológica; es importante señalar que debe ser lo menos invasiva posible y con una inversión aterrizada para que no genere una sensación de presupuesto elevado a sus requerimientos. De ser posible, reutilizando tecnología ya presente en las instalaciones del usuario final”, comentó.

Como dictamina la misma asociación del ramo, distintas regulaciones y normas están presentes en estos espacios, y algunas de ellas están sujetas a normas propias de su actividad; deben controlar las partículas en el ambiente, la pintura es altamente volátil, o bien operar en un cuarto estéril. El reto para el canal es reconocer esos primeros puntos, cubrir la operación para llegar a un segundo estado que es la protección externa y perimetral.

En ese sentido, Víctor Merino de Pelco expresó que las cámaras especializadas tienen como propósito su aplicación en ese tipo de ambientes y pueden colocarse con certeza de cumplimiento, ya sea para rubros relacionados con energía y gas, esferas dedicadas a la fabricación de componentes electrónicos o que tengan altas temperaturas como operación habitual. El comentario va encaminado a realizar un estudio previo y averiguar qué equipos cumplirán con las condiciones normales del parque industrial.

“Las soluciones en sistemas de videovigilancia, control de acceso, alarmas y detección de incendio, tienen la ventaja de ser modulares y escalables. Tanto en seguridad electrónica como física se pueden dimensionar e ir implementando gradualmente a futuro, con metas alcanzables a largo y mediano plazo. Esto se complementa con el área de ingeniería para asesorar a los canales en la integración, diseño del proyecto, levantamiento de las necesidades, así como en la postventa”, agregó Roberto Sánchez de Inalarm.

Por ello el ecosistema tiene la habilidad de ayudar a los canales interesados a tomar un proyecto de esta envergadura con la confianza de que podrán respaldarse en mayoristas y fabricantes para el correcto despliegue de la solución en sitio.


Automatización, pieza clave

La evolución propia de la seguridad permite que, además de controlar accesos y detectar posibles eventos de inseguridad, se automaticen acciones para prevenir pérdidas que no necesariamente se pensaban eran posibles con una cámara de videovigilancia o un control de acceso.

En ese sentido, Pelco comenta que la plataforma EcoStruxure se acopla con Advisors, una serie de aplicaciones que generan métricas y pueden manejar parámetros con los cuales medir y posteriormente optimizar el uso de recursos dentro de los parques industriales que utilizan, como energía, control del aire climatizado, PLC, entre otros.

Un ejemplo interesante es aplicable a la industria del acero donde se emplean fundidoras dentro de su proceso; la variación de temperaturas es registrada por un mapa de calor, parte de las analíticas de sus cámaras. Con el uso continuo, se crean datos estadísticos que demuestren una operación dentro de lo estándar; al rebasar esos datos puede alertar con antelación una posible falla y prevenir que algún trabajador salga lastimado. Del mismo modo, el reconocimiento de rostro puede ser utilizado, una vez se adaptan los parámetros, para que todas las personas usen casco o lentes dentro de un área específica y cuando esto no ocurra, lance una alerta automatizada. El punto es identificar incidentes en tiempo real, para entonces dar paso a las acciones sin la intervención de un operador; que al final se traducen en reducción de costos.

Rep Seg Elec 69 03Las ventajas operativas y sobre todo de prevención, podrán incentivar “aproximadamente un 30% en crecimiento para la vertical. Además de la renovación tecnológica, otras entidades en el país están creciendo, como es el caso de Aguascalientes con la creación de naves industriales que pertenecen a ensambladoras de automóviles; es donde vemos que hay necesidad de la tecnología y será importante para los canales el prepararse para dar el servicio asociado. En ese sentido ya estamos preparados para ayudarlos con conocimiento y apoyos financieros propios, como en alianza con terceros de ser requerido”, agrega Dolores Jiménez de CSXmx.

De hecho, se observa en términos generales un interés por los modelos de negocio basados en Opex, que cimentan sus ofertas en el servicio. Inalarm considera que la seguridad también caminará hacia ese sendero, porque los clientes requerirán de un especialista que se encargue de que dichos equipos sigan operando en óptimas condiciones con el paso del tiempo y que su canal consultor no se retire terminando el proceso de instalación; más bien, procuren y garanticen que la solución continuará entregando los resultados a lo largo de los años. Por ende, los canales tienen que pensar en una capacitación, en el sentido comercial.

“Los clientes quieren dejar de hablar con cuatro proveedores, para resolver con un solo integrador todo lo relacionado con la seguridad. Del mismo modo que vemos una tendencia hacia la integración de soluciones, también en cuestión comercial vemos la misma simplificación para la cual deben estar más que preparados los canales”, augura Inalarm.

Conforme Internet de las Cosas va desplazando los sistemas análogos, el nivel de automatización tendrá más relevancia, en aras de incrementar esas gráficas estadísticas de desempeño que, finalmente, creen acciones congruentes para el tomador de decisión. Esos datos sobre cómo se comporta la operación y tomar decisiones que deban efectuarse en el momento, como aquellas que requerirán de más planeación, serán un punto clave para que el canal proponga un proyecto de seguridad física, que se extienda a la operación eficiente en parques industriales mexicanos.

 

Fuentes de Consulta

1. AMPIP, ¿Qué es un Parque Industrial?, [Disponible en] https://ampip.org.mx/es/ , [Consultado] 22 de febrero 2019.
2. Foro Consultivo Científico y Tecnológico, Agrupamientos empresariales en México [Disponible en] http://www.foroconsultivo.org.mx/documentos/acertadistico/indicadores_economicos/agrupamientos_empresariales.pdf , [Consultado] 22 de febrero 2019.
3. Bancomext, Parques Industriales en México: dos perspectivas de desarrollo, [Disponible en] http://revistas.bancomext.gob.mx/rce/magazines/122/6/RCE6.pdf, [Consultado] 22 de febrero 2019.
4. EMM Network, Áreas Industriales en México. Análisis de contexto, [Disponible en] https://www.emm-network.org/wp-content/uploads/2015/03/Contexto-AIS-M%C3%A9xico.pdf, [Consultado] 22 de febrero 2019.